Seguramente hayas acudido más de una vez a alguna sastrería a medida en Bilbao. No obstante, es probable que desconozcas la evolución que ha sufrido lo que antes se conocía como alta costura.

Y es que, hoy en día, no es extraño que gente de cualquier clase vaya a hacerse un traje a una sastrería a medida en Bilbao. Sin embargo, hace unas décadas no sucedía.

La alta costura se trata de una institución implantada en Francia, cuando la ropa de la alta sociedad era considerada prácticamente una obra de arte.

Una de las diseñadoras más conocidas de aquella época, Rose Bertin, tenía como una de sus clientas habituales a la reina María Antonieta, y los diseños que lucía eran de lo más refinados. Tanto, que hicieron de París el epicentro de la moda, tratando de imitarla las demás ciudades.

Pero el padre de la alta costura, Charles Frederick, fue el encargado de abrir el primer salón de alta costura en París. Más adelante, formó la Cámara Sindical de la Alta Costura con el fin de regular la moda mediante criterios que debían seguir las marcas.

En resumidas cuentas, la alta costura consistía en diseños exclusivos, hechos a medida y con telas y materiales lujosos que muy pocos podían costearse.

Poco a poco, y gracias al diseñador Pierre Cardin y a otros como Yves Saint Laurent, la moda se fue democratizando y surgió lo que hoy conocemos como ropa prêt-à-porter, es decir, ropa lista para llevar, hecha con materiales más económicos y de forma industrial.

Aunque en la época fue algo mal visto, actualmente se ha convertido en algo común y ha conseguido que gente con economías de todas las clases pueda costearse ropa de calidad e incluso hecha a medida, como sucede en Arreglos Bilbao. Así que, si eres amante de la moda, no dudes acudir a nuestra tienda y conseguir los mejores diseños.